Francisco Pérez Andrés

¿Buscas mi Curriculum Vitae?

Nací en Madrid, de familia montañesa.

Toda mi educación primaria y secundaria se desarrolló en el Colegio Estudio, depositario en buena medida de los principios pedagógicos de la Institución Libre de Enseñanza.

Mi adolescencia estuvo marcada por un desmedido interés por la Naturaleza y una creciente afición a la fotografía.

Estudié Ciencias Matemáticas en la Universidad Autónoma de Madrid. Mi idea de una universidad era bien distinta de lo que me encontré, así que las clases y las horas de biblioteca se alternaron con los deportes de campo, de mesa, y con el descubrimiento de unos cacharros que entonces comenzaban a despuntar: los ordenadores personales.

Así que hice una "carrera en paralelo", como becario por varios centros de la universidad, participando activamente en la entonces incipiente informatización del Campus. En aquellos primeros 90 descubrí algo llamado Internet, que ponía en mis manos la posibilidad de la comunicación global. Mientras el último invento de William Gates III: Windows, comenzaba a instalarse en los 286, nosotros descubríamos el web, la gran telaraña de ordenadores por la que un extraño programa llamado Mosaic nos permitía navegar. Aprendí pronto a nadar por aquellas procelosas aguas del ciberespacio y enseguida tuve una página personal, predecesora ancestral de perezandres.com.

Mediada la última década del siglo XX, una afición arrastrada desde la más tierna infancia levantó la voz. El ciclismo se convirtió en algo más que una actividad deportiva, y al aunarlo con mi creciente interés por la Red surgió la CicloLista.

Pasados los años de becario precario, mi experiencia profesional comenzó al amparo de la Universidad Autónoma de Madrid, en su Fundación General, cuyos cimientos, en lo que sistemas de información se refiere, puse yo. Después de una etapa fructífera en Europa Press, comencé a trabajar por cuenta propia, como programador y analista para diversos clientes. Durante tres años trabajé en proyectos tan dispares como interesantes, unos con más éxito que otros, y siempre mirando hacia la Red. Mi papel fue cambiando más hacia el de Consultor, gestionando proyectos de desarrollo informático.

En 2001, por fin, la casualidad quiso ponerme al servicio de una puntocom, Norsis, justo cuando la gran burbuja tecnológica se deshinchaba y la fama de Internet comenzaba a deteriorarse. Años difíciles vendrían, seguramente en los que más he aprendido (y menos me han enseñado) de mi carrera profesional, para desembocar a finales de 2003, en que paso a colaborar con Semicrol, enfocando mi trabajo hacia los sistemas integrales de gestión. Después de más de dos años y un par de cambios de rumbo, Semicrol decide cerrar la delegación comercial en Madrid y prescindir, por tanto, de mis servicios.

Desde principios de 2006 estoy concentrado en el desarrollo de mi propia empresa , DOTWARE. DOTWARE se creó como consultora especializada en desarrollo, pero lo cierto es que nos hemos especializado en portales web, a partir de una magnífica herramienta llamada DotNetNuke.