Morado de envidia 

Morado de envidia
El muñeco quería moverse sin hilos.

Una mañana de otoño en la Plaza de Oriente, llena de paseantes y turistas. El muñeco era un punto de color, con una mirada que llamaba la atención.


Article Rating