¿Desorden? 

¿Desorden?
Asomarse a una escalera es como un cotilleo interdimensional.

Una imagen repetidísima, una vez más buscando el ritmo, y peleándome con un balance de blancos imposible.